Triangulo de Amor Bizarro, Las Ruinas y Cuello; una noche de guitarreo en estado puro

Por Soraya Moreno // Fotografía: Clara Orozco

TAB por Clara Orozco

¡Genial, llego tarde! Mientras subo las escaleras de Salamandra puedo escuchar a los chicos de Cuello dejándose el pellejo en el escenario. Acelero el paso y subo los escalones de dos en dos. Como me caiga esto va a ser la risa. Como me caiga me quedo sin ver a Cuello.

¡Llego al fin! Guerrero, Mezquita, Perry y Fambuena están llegando al final de su actuación pero aun tienen energía para rato. Gracias a Dios por esos quince minutos de retraso que llevan.

Cuello es uno de esos grupos que, a pesar de no tener un nombre muy particular que digamos, saben ser particulares en sus shows. Poder disfrutar de sus temas más conocidos y algunos por conocer, como del batería Óscar Mezquita seduciendo a las féminas con su peculiar atuendo; unos calzoncillos a cuadros y una baqueta en cada mano.

Cuello por Clara Orozco

Cuando la calma vuelve a la sala (aunque por poco tiempo), puedo tranquilizarme un poco y beber una cerveza con tranquilidad mientras repaso mentalmente lo que queda de noche. Let’s Festival 2014 está a punto de finalizar esta edición que ha contado con grandes artistas del panorama moderno. Pero no lloréis aun que Las Ruinas comienzan su actuación con un singular Himno de la Alegría guitarrero y canalla.

Todo parece muy psicodélico al principio, y sus letras divertidas son capaces de aprenderse al momento aunque no los hayas escuchado en tu vida. Mis compañeros de iluminación parecen haber despertado de un sueño hipnótico mientras “Chica fiestera” anima al respetable. Porque si algo son estos tres señores es fiesteros. Y no hay más que echarles un ojo para darse cuenta; camisas floreadas y rock. ¿Puede haber algo mejor?

Las Ruinas por Clara Orozco

Y si Cuello y Las Ruinas han sido de quitarse el sombrero, ¿qué decir de Triangulo de Amor Bizarro? Siempre he sentido debilidad por las mujeres en un grupo de hombres, y si son bajistas ya tienen mi total atención y adoración. Isabel Cea es una de ellas. Parece sacada de una versión hetero de Tegan & Sara y la manera de armonizar su voz con la de Rodrigo Caamaño me recuerda sutilmente a Wild Belle. Triangulo canta, baila e incluso les da tiempo de ser entrevistados por una fan del público que lleva moviendo el esqueleto desde que los de La Coruña han pisado el escenario.

Los minutos van pasando aunque apenas nos demos cuenta, llegando al final de esta penúltima noche de Let’s. Ahora sí podemos llorar.

Pero nos quedamos con la frase clave de la noche. Isabel Cea dice mientras afina su bajo y con su voz de niña que nunca ha roto un plato; “Yo no soy feminista, soy humanista. Porque todos somos seres humanos en este mundo”.

Música y filosofía, ¿qué más se puede pedir?

TAB por Clara Orozco

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>