Entrevista con Shuarma

Shuarma se ha convertido en todo un referente en el panorama musical nacional. Presenta un nuevo trabajo en forma de CD-DVD en el que repasa los temas que componen Grietas, su tercer álbum de estudio publicado este mismo año. Con motivo de inicio de la gira deGrietas… en una casa abandonada nos ha concedido una entrevista muy especial.

750x380 - SHUARMA - 2012

La mayoría del público te conoce por tu larga etapa en uno de los grupos más importantes de este país; ¿Cuándo y cómo decices ponerle punto y aparte a tu proyecto con Elefantes?

Llegó un momento en el que, de alguna manera, sentía que Elefantes había recorrido ya todo el camino que tenía que recorrer. Como grupo ya habíamos hecho todo el trabajo que teníamos que hacer y, entonces, decidí empezar mi carrera en solitario y descubrir otras maneras de hacer música. Y en ello estoy.

Tienes un nombre artístico muy significativo, ¿de dónde procede?

Mi nombre viene de la India, pero yo creo que no me lo pusieron por eso. Me llamaban así de pequeñito, pero luego descubrí con el paso de tiempo que tiene dos significados: uno hace referencia a una persona “con duende” y el otro quiere decir “persona tímida”. Creo que me identifico más con el segundo.

¿Cuáles han sido tus influencias musicales?

La música que me ha influenciado se reduce, básicamente, a todo lo que he oído; a la hora de hacer música no únicamente te influencia aquello que escuchas, son muchos los factores: una conversación, una buena cena, una película, un cuadro, una sonrisa de alguien por la calle, un momento delicado… Todo puede estimularte para hacer música. Pero sí que es cierto que ha habido unos referentes importantes, como David Bowie o Bob Dylan, y ahora mismo, por ejemplo, estoy escuchando a un grupo que se llama Elbow. Me parece una banda muy inspiradora.

En el año 2007 publicas Universo, tu primer álbum en solitario. ¿Cómo fue esa experiencia y qué respuesta hubo por parte del público?

Fue una experiencia que tuvo dos caras: artísticamente, fue especial para mí porque fue empezar a trabajar de otra manera (siempre había estado en un grupo). Estuvimos grabando en África y Burkina Faso, trabajé con muchísima gente que aportó muchas ideas al disco, y todo esto me enriqueció como artista. Luego, cuando se publicó el trabajo, encontré que mucha gente estaba resentida conmigo por la separación de Elefantes. Fue un disco como muy desatendido, en el sentido de que no se le prestó mucha atención por parte del público. Pero, aún así, hicimos una gira muy bonita y, al final, acabó yendo muy bien y fue un disco del que yo me siento muy orgulloso.

El poder de lo frágil, tu segundo disco, sale a la luz en el año 2010 y recientemente has publicado Grietas. ¿Qué puede encontrar la gente en este nuevo trabajo y qué lo diferencia de los anteriores?

Grietas es un disco que habla de un momento difícil. Es un disco duro, oscuro, puesto que habla del presente y de la situación que estamos viviendo todos, y también parte de mi situación emocional.

No es un disco amable ni de radiofórmula: es muy íntimo y muy explosivo, eléctrico, donde lo que hemos intentado es que fuera muy transparente, tanto a nivel emocional, como a nivel de sonido. Muchas cosas están grabadas en la primera toma, es decir, se pueden oír errores, ya que no queríamos esconderlos ni rectificar nada para que todo estuviera a la vista, porque el arte, en definitiva, es expresión.

A lo largo de tu carrera hay un nombre que destaca especialmente: háblanos de Enrique Bunbury y lo que ha supuesto para ti.

Enrique Bunbury, para mí, fue muy importante a dos niveles: profesional y personal. A nivel personal, porque hemos trazado una amistad sólida, firme y muy bonita; y a nivel profesional porque, en cierto sentido, él nos puso encima de un escenario, encendió las luces y dijo: “mirad a estos chicos”. Nos dio la oportunidad de enseñar lo que sabíamos hacer.

A día de hoy, Enrique sigue apoyando mi carrera y sigue “cuidándome”, por decirlo así. Se lo agradezco mucho, porque él para mí es un ejemplo a seguir. Es una persona “atípica” en la música en España, y creo que éso es importantísimo, que la gente atípica tenga su sitio. Y sin duda Enrique es un referente en ese sentido.

¿Notas mucha diferencia en el tipo de público que acude a tus conciertos ahora que en tu anterior etapa en Elefantes?

Sigue yendo parte del público de Elefantes, pero también hay muchísima gente nueva. Noto que ahora es un público mucho más adulto; quizás en Elefantes teníamos gente más joven, pero también el grupo significaba otra cosa y el discurso en solitario ahora es distinto.

Sí que veo que hay gente mayor que en aquella época y me imagino que es porque se identifica con lo que digo, porque intento ser siempre transparente e intento reflejar lo que es mi vida y supongo que esas personas se ven reflejadas en mis letras.

¿Cuáles son tus proyectos a corto plazo?

El día 15 de noviembre empezamos en Music Hall (Barcelona) la gira de Grietas… en una casa abandonada, un CD-DVD en el que repasamos todo el disco de Grietas en formato acústico en una casa abandonada en Valencia, una experiencia un poco especial. Lo que estamos presentando es el disco en este formato diferente, ya que le damos un tratamiento distinto; pero, sea como sea, es la manera en la que salieron estas canciones.

Próximas fechas:

15/11/12 Barcelona (Music Hall)

23/11/12 Alicante (Sala Stereo)

24/11/12 Murcia (Sala Stereo)

25/11/12 Valencia (Sala Ópera)

30/11/12 Sevilla (Sala Obbio)

01/12/12 Estepona (Sala Louie Louie)

07/12/12 Ibiza (El Sitio)

15/12/12 Getafe (Teatro Federico García Lorca)

16/12/12 Zaragoza (La Ley Seca)

Deja un comentario