La frescura de The Pains of Being Pure At Heart invade La [2] de Apolo

IMG_1752

Martes, 3 de junio, estoy en la sala 2 del Apolo para asistir al concierto de los neoyorquinos, The Pains of Being Pure at Heart en la que es la presentación de su último trabajo “Days of Abandon” con una renovada formación.

La Sala presenta una buena afluencia de público aunque sin llegar a un lleno absoluto. A las 21.10h. aparece en el escenario Kip Berman, lider del grupo (cantante, compositor y guitarra), sonriente saluda tímidamente y se cuelga una flamante “telecaster” plateada para arrancar en solitario con la primera canción de la noche, “Art Smoke” precisamente la canción que abre el nuevo disco que presentan.

La sonorización de la sala es muy correcta, y Kip defiende muy bien su propuesta musical, bandeando su guitarra compulsivamente, nos lo pasaremos bien.

Merece una mención la voz femenina del grupo, nueva en la formación, tanto en los coros como en las canciones en las que la interpreta como voz principal.

Entremezclan durante la actuación temas del álbum que no presentan “Days of Abandon” con otros de sus anteriores trabajos discográficos “Contender “ y “Belong”, durante prácticamente una hora, que se alargará casi media hora más con dos bises en los que nos regalan otras cinco canciones.

IMG_1704

Es dectacable que al finalizar el concierto los componentes de la banda bajaran del escenario y se entremezclaran con el público asistente, pues más allá de firmar discos y procurar vender su “merchandising” no tenían ningún problema en departir con su público en una distendida conversación, cercanía que se agradece y muy característica de los grupos del norte de los Estados Unidos.

The Pains of Being Pure at Heart son frescos, entrañables y con un directo contundente. Quizás no aporten nada nuevo al panorama musical actual, pues cada canción nos recuerda a alguien, desde Belle & Sebastian a The Smiths, pero siempre apetece escuchar temas que nos hagan sonreír, canciones bien construidas, y bien ejecutadas. Por el tipo de formación, por su juventud, su buenrollismo y su aparente inocencia también recuerdan a Tigercats, banda que ha repetido este año en el circuito de conciertos que el Primavera Sound organiza por la ciudad. Ambas francamente recomendables.

En definitiva, un buen concierto que no defraudó a sus seguidores y donde, a buen seguro más de uno, hizo descubrir un a buen grupo. Recomendable para aquellos que no los conozcáis y seáis seguidores de bandas como las anteriormente mencionadas.

The following two tabs change content below.

Deja un comentario